Roberto Plaza ha vuelto, y es que el que fuera ganador de 7 opens ha regresado después de unos años de poca actividad y lo ha hecho con más fuerza que nunca. Se puso un objetivo, ganar un open, y no ha necesitado ni dos años para conseguirlo.

Este fin de semana ha tenido lugar el XIII Open “Ciudad de Cáceres” (Memorial Javier Serrano) en el Centro Cívico Germán Ferrero, torneo de gran nivel que cada año es más difícil conseguir.

Todo empezaba en la mañana del sábado día 6 de mayo con el torneo amistoso de tiros en el que se apuntaron unas veinte personas y en el que cada ronda fueron cayendo eliminados 4-5 jugadores hasta llegar a la final en la que se enfrentaban Roberto Sánchez y David Gómez. Nada pudo hacer David con sus 6 puntos frente a Roberto que a su cuarto tiro, de diez, ya había ganado consiguiendo 7 puntos.

Cabe destacar que mientras discurría la mañana aparecieron en escena algunos de los jugadores del C.P. Cacereño SAD que con un gran ambiente en la sala se animaron a probar este juego disfrutando y aprendiendo otra manera de hacer fútbol. Desde aquí agradecer a este club la visita y el ayudarnos a fomentar este juego.

Los jugadores del Cacereño se acercaron a disfrutar de este juego

Pero vayamos a lo verdaderamente importante, llegaban las primeras horas de la tarde y con ellas la fase de grupos del Open. Debido al gran nivel de los 40 jugadores que disputaron el torneo hubo grupos realmente complicados como es el caso del grupo 5 formado por Javi Silva, Carlos Armario, J.M. Sánchez y Pablo Casas donde nada pudieron hacer José María y Carlos contra sus contrincantes aunque finalmente Carlos consiguió el pase de ronda por ser uno de los mejores terceros de grupo.

Grupo complicado era también el 6 donde nos encontramos a David Gómez, Quino Macedo, Sergio Panes y Daniel Manzano habiendo un triple empate a 5 puntos entre los tres primeros logrando avanzar de ronda los tres.

Pero si hay un grupo de la muerte ese fue el que encuadró a Roberto Plaza, Tito Agu, Carlos Cabeza y Miguel Molina. Cuatro aspirantes al título que se vieron las caras demasiado pronto cayendo eliminados Tito Agu y Miguel Molina quien en la mañana del domingo ganaría el torneo de consolación contra su compañero de club J.M. Sánchez.

Compañeros del club organizador de éste fantástico Open

A las 9:30 de la mañana del domingo comenzaba la fase previa en la que 16 jugadores se veían las caras para poder acceder a los octavos de final. Daba la casualidad de que jugadores del mismo club se tenían que enfrentar en esta ronda tan temprana. Así era el caso de Ángel Ruíz y Sergio Panes, jugadores de Campamento que tuvieron un disputado duelo en el que vencería Sergio con un ajustado 1-0. También se enfrentaban los compañeros Kike Bérgamo y Carlos Armario partido que se puso 2-2 en la última jugada del partido y que acabaría llevándose Armario en los penaltis.

Llegaban los octavos de final y con ellos dos nuevas tandas de penaltis. Se enfrentaban Roberto Plaza y Juancar Ruiz, los viejos rockeros, y tras 30 minutos en lo que no se superó el 1-1 el partido se decantó por el emeritense en los penaltis. También llegaban a penaltis el madrileño Luisja y el romano Roberto Sánchez ganando Luisja también desde el punto de penalti.

Se avecinaba una gran ronda de cuartos de final con partidos como el de Roberto Plaza contra Luisja que hasta pocos minutos antes del final no vería como se movía el marcador consiguiendo Roberto un 2-0. Isma Pardo era capaz de remontar a Pablo Casas un 3-0 en contra llevándose así el pase a semifinales. Sergio Panes vencía a Quini Romero con un 3-1 mientras que Juanlu ganaba con un contundente 8-1 a Willy.

En semifinales Juanlu se enfrentaba a su compañero Sergio Panes que nada pudo hacer contra el potencial del Subcampeón de España que se llevó el encuentro con un 5-3. Por la otra parte del cuadro teníamos a Roberto Plaza contra Isma Pardo, partido disputadísimo que el extremeño acabaría llevándose en la prorroga con un 3-2.

Se volvía a repetir la final del Open de La Solana entre Roberto y Juanlu. Un duelo de gigantes, dos personas que han conseguido dos subcampeonatos de España y que pueden ganar a todo el que se ponga por delante. Fue un partido duro que Roberto supo llevar a su terreno consiguiendo la victoria por 2 goles a 1.

Cuadro de honor del XIII Open de Cáceres 2017

Roberto volvía a alcanzar la gloria siete años después y que mejor manera que hacerlo en su tierra, donde el empezó, rodeado de amigos y compañeros. Una gloria que bien supo brindar a su padre Isidoro. Su hijo le volvió a enganchar a esto y bien lo demuestra la foto. Un apellido, una equipación del Fenerbache, un hijo, una lagrima, un dedo, una dirección, el cielo. Enhorabuena campeón.

Roberto, con su hijo, dedicando la victoria a su padre Isidoro

CRÓNICA ELABORADA POR CARLOS ARMARIO (LFC CÁCERES)