José Antonio Domínguez

Hacía tiempo que tenía ganas de escribir algo, y la culpa la tiene Jesús y su genial iniciativa de Fútbol ChapasFM. Es que es una tentación, una invitación diaria, como cuando tecompras una libreta nueva y un lápiz y sientes esa necesidad de garabatear. Por otro lado, hay verdaderos escritores, narradores, pensadores en las chapas, solamente hay que comprobar como Kaky, Pablo o Jesús hacen del fútbol chapas otra cosa y eso te estimula. Bueno, lo de fútbol chapas, lo voy a dejar sencillamente en chapas, siempre lo llamé así y cada día me gusta más, chapas a secas. Porque lo del fútbol, eso es otro mundo.

Ayer mientras comía, vi un reportaje en la sexta sobre un partido de los jugados la jornada anterior, un jugador de cuyo nombre no me acuerdo, ni del equipo, juraba no en arameo sinoen castellano y por si quedaba dudas con subtítulos en castellano, contra la madre del árbitro por haberle pitado un fuera de juego. Sí señor, eso es lo que hay que hacer cuando un juez dicta sentencia, cagarse en su puta madre y la sexta o cualquier otra cadena reproducirlo para pavoneo del infractor.  Pero claro el fútbol es el fútbol y las actitudes de macho cabrío son las que priman. Pero lo grave de todo eso, no es que estos jugadores de primera división, iconos deportivos, se dediquen a insultarse, escupirse, tocarse los genitales, mirarse desafiadamente, lo grave de todo esto es la imagen que transmiten y el efecto mimético sobre los chavales que están empezando. Basta con irse un domingo a esos campos de categorías infantiles, alevines, benjamines, donde el sabueso aprendiz de Mourinho los arenga con epítetos tales como: “me cago en dios”, “ostias”, “échale mas cojones”, “me cago en la puta” eso sin contar los piropos al colegiado proveniente de algunos padres en pleno sufrimiento futbolero.

Y eso que tiene que ver con las chapas?, pues la verdad es que en teoría nada, pero por desgracia siempre hay efectos colaterales que se te cuela en tu jornada de juego.  Los niños son verdaderas esponjas vivientes, se empapan de todo, tanto de lo bueno como de lo malo, pero si esto último viene encima aderezado con figuritas de pelo repeinao escupitajo en boca y pecho depilado, la cosa se torna negra. Las chapas, que nació al calor del fútbol y del ciclismo, es otra cosa, o por lo menos así lo deberíamos de ver. El fomento del verdadero fair play no se debería limitar a una pancarta, ni a un frotamanos antes del inicio de los partidos, sino durante todo su transcurso. El día que los jugadores defiendan a los árbitros y apoyen su labor estaremos en el camino correcto.  Las chapas tienen que ser un lugar de encuentro donde se fomente la inteligencia, el espíritu de superación, la modestia, el reconocimiento del error propio. Muchas veces he pensado en hablar con los que dirigen los clubs de categorías infantiles para ofrecer las chapas e intentar congeniar el deporte físico con el deporte mental, pero la sensación de quijote me puede más. 

Dentro de poco, se celebrará el VII Campeonato de España, y sin querer me viene a la mente los desafortunados incidentes de lo ocurrido en Madrid el año pasado.  Pero es que también me viene lo que pasó en Almería dos años antes, y aunque no lo viví, en Castellón también pasaron cosas. No quiero ser agorero, y deseo el mejor éxito posible tanto de juego como de organización, pero la competitividad es muy fuerte y  cuando oyes cosas como: “lo que paso ya paso y lo arreglamos entre nosotros” no me da buena espina, esa coletilla es como la patente de corso para volver a las andadas, que más da, nos liamos a tortas pero luego nos reconciliamos, muy típico del fútbol, las chapas deberían de tener su propia seña de identidad donde la cordura, la sensatez y el elogio del rival prime sobre el resultado.  Bueno, como diría Porque, esto es todo amigos……

2 opiniones en “Opinión: “¿Y eso que tiene que ver con las chapas?” por José Antonio Domínguez

  1. hola no te conzoco en en persona y tu comentario lleva razon en muchas cosas pero en otras no para mi manera de ver las cosas, por que diras,muy sencillo antes un maestro te pegaba en la escuela por motivos y no se lo decias a tu padre por que te daba otra ahora los papas como tu has dicho van al cole a denunciar al maestro,y tambien en cierto modo las personas no dejamos de ser animales y nos gusta marcar el territorio nos pensamos todos que por sacar genio al fallar una jugada vamos a ser mas y los niños lo cogen todo como tu has dicho y nos ven y lo repiten ,pero y ahora llega el pero este hobby se parece al ajedrez en muchas cosas pero por que te hace de pensar en que tu quieres hacer y el rival te puede hacer pero hay que tener tambien una poca calidad y toque y tu piensas algo lo intentas y no te sale y te enfadas o ves que el rival te quiere engañar que los hay de esos y te enfadas por que como esto no deja de ser un hobby no quiere nadie que lo engañen,y esta el dicho por lo menos en mi pueblo que se dice no me gusta perder ni a las chapas.Un saludo y esto no deja de ser un comentario y una opinion

  2. genial articulo jose antonio, a mi me encanta escribir, cada editorial del don tapon va en la linea de tu articulo, una reflexion en voz alta, solo decirte que me a encantado y q me encataria que algun dia escribieses algo para el dt. un saludo.

Comentarios cerrados.