Roberto Arquimbau y Jorge de Gea en ese primer Campeonato de España

Esta semana nos cuenta su partido más importante uno de nuestros cronistas habituales, Presidente del Club de Castellón, Roberto Arquimbau os hará pasar un buen rato narrando “El partido de su vida”…

Si hay un partido del que me acordaré toda mi vida, ese es, sin duda, el primero que jugué de un Campeonato de España, ese torneo con el que todos soñamos con llegar a jugar alguna vez cuando empezamos a tomarnos en serio el fútbol-chapas. Recuerdo todo lo mágico que fue el viaje, con la furgoneta, de los primeros privilegiados castellonense que pudieron disfrutar de éste torneo, cómo lo vivimos, desde el desayuno hasta que llegamos al Hotel Colón. Estábamos en una nube. Nuestro I Campeonato de España. Me vienen a la memoria los comentarios, las risas, las apuestas entre nosotros, la verdad es que íbamos confiados en sacar buenos resultados, a pesar de llevar sólo dos semanas con la moqueta y la pelota, pues antes, en Castellón, jugábamos sobre la madera y con botón. El cambio era sustancial.

El sorteo también fue muy emocionante, saber a quién te ibas a enfrentar tenía su misterio, pues no conocías todavía a nadie, sólo de oídas. Y una vez efectuado el mismo, recuerdo que tuvimos la posibilidad de entrenar. Pero como creíamos ir de sobrados, nosotros preferimos ir a almorzar, no sin antes darnos un toque por los porteros que llevábamos, pues no eran legales. En el mismo Hotel Colón, cuando se enteró un tal Juan Carlos Ruiz, de Madrid, de que no entrenábamos y nos íbamos a almorzar, nos dijo una frase que jamás olvidaremos y que siempre comentamos entre risas cuando recordamos nuestro primer nacional. Concretamente dijo: “Vosotros vais a ser la sorpresa” y nos lo creímos. Y nos fuimos a almorzar.

Que conste que no sabíamos lo de los porteros. Imaginaros lo preparados que íbamos. No eran de refresco de 2 litros, eran de J&B y desconocíamos que no se podían utilizar esos. Así que mientras íbamos buscando un bar donde almorzar, recogíamos del suelo los tapones de botellas de 2 litros que encontramos y les cambiamos la plastilina y la camiseta de unos a otros.

Y llegó el momento que todos habíamos esperado, nuestro primer partido de un Campeonato de España. Mi primer encuentro, contra Jorge García de Gea, de Valladolid. Por supuesto, nervios. En Castellón, nuestras reglas eran diferentes. No podías marcar gol de saque de centro y desplegábamos nuestras chapas por el campo, prácticamente con el dibujo táctico que utilizábamos. Sin marcar ninguna chapa rival. Yo, personalmente, un 4-4-2. Y así desplegué a mi equipo antes de comenzar el partido. Sacaba Jorge. Cuando él las colocó para sacar, yo, pardillo de mi, ya las tenía colocadas como hacía en Castellón, sacara quien sacara. Legal como pocos, Jorge me preguntó: “¿Las vas a dejar asi, no las marcas?”. “No, no, así están bien, saca cuando quieras. Mucha suerte”, le dije. Nos dimos la mano… y pulsé el crono.

Saca Jorge hacia un lado y dice, “a puerta”. Al principio me quedé perplejo, pensando, ¿qué dice éste, está loco?, y ahí me acordé de la regla de que sí se podía marcar de saque de centro. Nos habíamos leído el reglamento de camino hacia Madrid, la misma mañana. Bueno, yo lo leía y mis compañeros, creo, me escuchaban. Joder, pensé, ya la he cagado. Primer tiro de Jorge y primer GOL en contra. Habrá sido suerte. Llevábamos 5 segundos de partido y ya perdía 1-0. Pero quedaba mucho para remontar. Iluso de mi, no sabía todavía lo que se me venía encima.

Tanto tiempo esperando éste momento y se me fue la pinza. Luego no llegó la remontada, no, sino que fueron cayéndome goles uno tras otro, hasta que al final, me “dejó” marcar un gol, para acabar el partido con un clarísimo 6-1 a favor de Jorge. Ni robo ni ostias, nunca había visto a nadie jugar a fútbol-chapas de esa forma. Me quedé atónito. Muy impresionado. Qué calidad tiene éste chico, pensé. ¿Dónde voy yo jugando como juego?

Al acabar (gracias a Dios) mi primer partido de un Campeonato de España y ver la cara del resto de mis compañeros de viaje al finalizar los suyos, me acordé de la frase de Juancar, de que íbamos a ser la sorpresa, pues eso fuimos, no te jode. Pensé, esto que no salga de la furgoneta, no hace falta decirle a los demás cuando volvamos a casa lo que ha pasado, lo que hemos visto y lo que hemos sufrido. A pesar de todo, lo pasamos increíble, fue una experiencia única y maravillosa. Lo mejor, sin duda para nosotros, fue la organización del torneo, espectacular, fue algo grandioso lo vivido ese fin de semana en Madrid y nunca lo olvidaré, como el repaso que me dio Jorge, uno de los grandes maestros de éste deporte.

Una opinión en “El Partido de mi Vida: Roberto Arquimbau (Castellón)

  1. jJejejejejeje!,no anduve muy desencaminado Roberto…..¡¡¡dísteis la gran sorpresa defendiendo los saques de centro como lo hicisteis!!.;-))
    No,fuera de bromas,muy simpático tu comentario.Bastante bien lo hicísteis para el poco tiempo que llevabais jugando en moqueta.
    Fué todo muy emocionante en aquel primer campeonato de España,

Comentarios cerrados.